Logo blanco de Bentley Systems
Inicio / ES(D)G / ESDG / Acción climática / Eliminación de organoclorados e hidrocarburos por barreras adsorptivas y oxidativas
Explore más historias de conservación de agua y resiliencia climática

Eliminación de organoclorados e hidrocarburos por barreras adsorptivas y oxidativas

Geoambiente desarrolla modelo hidrogeológico que da como resultado acuíferos más limpios y agua potable más segura

Desafío de sostenibilidad

Acción climática y recursos terrestres e hídricos

Un modelo 3D de un edificio con un círculo amarillo en el medio.

Lo más destacado de la historia

Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) relevantes de la ONU

Objetivo ODS 6 agua limpia y saneamiento.

Objetivo ODS 9 industria, innovación e infraestructura.

Objetivo ODS 15 logotipo de vida de ecosistemas terrestres.

Software utilizado

Leapfrog Works

Ubicación

Brasil

ORGANIZACIÓN/EMPRESA

Geoambiente S/A

A finales de la década de 1970, un complejo industrial en desarrollo de 116 000 metros cuadrados en Brasil comenzó a fabricar maquinaria y vehículos agrícolas. Décadas de mecanizado, utillaje, pintura, y lavado de piezas de vehículos, además de otros procesos industriales, contaminaron la zona con contaminantes organoclorados e hidrocarburos. Aunque estas plumas están afectando a los acuíferos locales utilizados para la obtención de agua potable, nunca se ha comprendido completamente todo el alcance de la contaminación. Geoambiente utilizó Leapfrog para desarrollar un modelo hidrogeológico de toda el área, lo que les permitió estimar con un alto grado de certeza las fuentes de los contaminantes y sus masas totales, así como mapear zonas de atrapamiento y migración. Mediante los conocimientos adquiridos con el modelo, la empresa colocó barreras de absorción en las zonas con mayor concentración de contaminantes. En solo seis meses, la solución de Geoambiente redujo considerablemente los niveles de contaminantes, incluyendo una eliminación completa de dicloroetileno y cloruro de vinilo, una reducción del 99 % en benceno, y una reducción de 72 % en tricloroetileno. El resultado son acuíferos más limpios y agua potable más segura.